‘El Cubano’ dejó su huella en la crisis carcelaria

William, Kléber y Walter Poveda Salazar mandaron en las cárceles, entre 2005 y 2018. Ahora, el poder lo tienen Los Choneros.  

La pobreza y el ingreso de dinero por la venta de drogas germinaron muy fácil en la coop. de vivienda Pablo Neruda, ubicada en el Guasmo Sur de Guayaquil. En los años 90, los hermanos William, Kléber y Walter Poveda Salazar crecieron en el sector. Ahora, ellos fallecieron.

En la zona, frente a la Fritada del Guasmo, aún recuerdan a William, a quien apodaban ‘Cubano’. Aseguran que creó y lideró la banda de microtráfico más grande del sur de la urbe porteña. 

Sus lugartenientes de andanzas delictivas fueron sus hermanos Kléber y Walter, cuyos sobrenombres eran ‘Metralla’ y ‘Caimán’. El primero murió en Huaquillas, en 2009; y el segundo cayó apuñalado en la cárcel de Santo Domingo de los Tsáchilas, en 2012.  

El ‘Cholo’, distribuidor de marihuana del ‘Cubano’, asegura que su asesinato era “crónica de una muerte anunciada”, como la séptima novela del nobel de literatura, Gabriel García Marquez.

El ‘Cubano’ fue acribillado en su celda de máxima seguridad de la cárcel Regional de Guayaquil, el 11 de junio. La víctima fue arrastrada, apuñalada, quemada y decapitada. 

Manuel M., exguía de la antes llamada Penitenciaría del Litoral, cree que William Poveda murió en su ley. ‘Cubano’ y sus hermanos mataron a uno de los hermanos del celador, luego acabaron con la vida de los exdirectores del penal, Eddy Enríquez y Soledad Rodríguez, en 2005 y 2007. 

La sed de poder de William y su banda no se detuvo. Reseñas periodísticas de la época dicen que luego asesinaron a Emilio Trejo Cotera, alias ‘Negro Emilio’, para apoderarse de la venta de drogas en el sector del Cristo del Consuelo. Antes ya habían matado a la madre del Negro Emilio.  

Luego, para desplazar a la banda rival de Darwin Ronquillo Naranjo, alias ‘Ruso’, mataron a los hermanos Brusby y Jorge Ronquillo Naranjo. La Policía identificó como autor de estas dos muertes a Estalin Espinoza, alias ‘Pibe’, gatillero del ‘Cubano’. 

El exjefe de la Policía Judicial del Guayas, Wilson Alulema, en 2007 reconocía que el Cubano, quien entraba y salía de la Penitenciaría, era quien mandaba afuera y dentro de los barrotes.

En ese tiempo, los Poveda Salazar eran vinculados con Simón Bolívar Quevedo, alias ‘Jefe’, de quien dicen aprendieron a delinquir y a matar.  

En el 2010, los equipos policiales de inteligencia determinaron que 21 grupos delictivos operaban en el Ecuador, con mayor presencia en Guayas, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, Pichincha y Santo Domingo de los Tsáchilas. 

Pasaron 12 años y la situación no cambió. Este 2019, la Policía identificó 26 grupos delictivos que operan en las cárceles del país, que logró la separación de 27 gendarmes asociados a las redes de corrupción penitenciaria.

Esto motivó que el 16 de mayo, María Paula Romo, ministra del Interior, anuncie el estado de emergencia de las cárceles y una inversión de 25 millones de dólares para solucionar el problema. 

Pese a esto, desde la emergencia han muerto 12 internos en los centros penitenciarios del Ecuador, la mayoría en Guayas.

En el Centro de Privación de la Libertad de Guayaquil, la red narcodelictiva de Los Choneros, mataron a Ricardo Mantilla, alias ‘Ricky’, hermano de Geovanny Mantilla, alias ‘Gorras’, hombre cercano al ‘Cubano’. 

La distribución de drogas, las extorsiones y la venta de drogas en las cárceles no han parado. Según denunció la última esposa del “Cubano’, el mando de las prisiones lo tienen ‘Los Choneros’, cuyo líder es ‘Rasquiña’ y su gatillero Antonio Vidal Cedeño, alias ‘Pichi’, quien fue hombre de los Poveda Salazar.  

Datos 

  • 39.946 internos existen en las 24 cárceles del Ecuador. 
  • Las prisiones solo tienen capacidad para 27.742 internos. 
  • 1.500 guías cuidan el orden en el interior de los centros de rehabilitación social, pero se necesitan 3.000.