Lisa asada, plato ancestral de la gastronomía costeña

De la mesa hogareña, la lisa se volvió un atractivo gastronómico y un sustento económico para sus habitantes.

La lisa asada no es un plato cualquiera, es el pez asado más delicioso. El plato se prepara a fuego lento en un fogón. También sale un delicioso aroma, que inunda los sentidos de quienes recorren el malecón del Puerto el Morro.

Olga Jordán prepara la lisa asada al pie del estero. Ella aprendió este arte de sus abuelos en tiempos inmemorables, cuando el plato fuerte de los morreños era acompañada con los barraganetes (verdes grandes) y el arroz con moro o menestra con cuero de chancho.

Willian Leyton, de 70 años, aprendió la receta de su madre, quien volteaba la lisa para que quede jugosa y le colocaba aliño molido.

De acuerdo al tamaño, la preparación demora de 30 a 40 minutos. También se prepara sudado, caldos, estofados y huevos sancochados, que son muy apetecidos.   

Antes se vendían como cualquier plato típico, pero ahora cada fin de semana llegan más turistas. Así surgió la idea de organizar el festival de lisa asada, cuya tradición lleva 14 años.

Este plato es apetecido en la gastronomía nacional e internacional, señala Simón Figueroa, del Club las Fragatas que hace paseos turísticos.