Reserva de la Biósfera de Galápagos es de 14,6 millones de hectáreas

La Unesco reconoce la importancia del archipiélago ecuatoriano para la conservación del medio ambiente

El Consejo Internacional de Coordinación del Programa sobre el Hombre y la Biósfera, reunido en París, Francia, aprobó la ampliación de la Reserva de Biósfera del Archipiélago de Colón o Galápagos a 14,6 millones de hectáreas y su nueva denominación como Reserva de Biósfera Galápagos.

El Ministerio de Ambiente del Ecuador indicó que «la decisión del programa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) convierte a la Reserva de Biósfera en una de las áreas marinas de importancia internacional más grandes del mundo».

Es un logro para el país y para el mundo. Como Ministerio de Ambiente impulsaremos y fortaleceremos mecanismos de conservación de los ecosistemas y diversidad biológica, desarrollo económico y humano sostenible de las poblaciones locales; y apoyo logístico a proyectos educativos e investigación sobre el ambiente.
Danny Rueda
Guardaparque de Galápagos

La entidad agrega que la designación reconoce que todos los servicios ambientales generados en la reserva de biosfera son prioritarios para satisfacer las necesidades de las comunidades locales. 

Los próximos pasos serán la elaboración del plan de gestión y la creación de un comité de gestión de la Reserva de Biosfera, espacio que ofrece un papel protagónico a las autoridades de los gobiernos autónomos descentralizados y comunidades locales.

La Reserva de Biósfera creada en 1984 sólo incluía el área terrestre con 772 mil hectáreas. La propuesta de aumentar el área fue presentada por el Parque Nacional Galápagos (PNG) y contó con la participación y el apoyo del Proyecto Bresep del Gobierno de Flandes, Conservación Internacional y WildAid.