Sandra Arcos de Morales: “Soy una voluntaria de nacimiento”

Solidaridad. La esposa de Carlos Luis Morales es una guayaquileña emprendedora que dedica parte de su tiempo a la ayuda social.

Voluntariado, emprendimiento, amor y felicidad son palabras que están presentes en Sandra Arcos de Morales, quien no tiene tapujos para decir su edad, ni para expresar su amor a su pareja desde hace 26 años: Carlos Luis Morales, candidato a prefecto del Guayas.

Nací un 5 de junio de 1965, el día de la libertad. Yo soy de parto normal y puede ser que tenga que ver con la libertad (Revolución Liberal), porque no soporto el abuso ni la arrogancia.

Se autodefine como una mujer exigente, meticulosa en todo lo que se propone y que se alegra con la felicidad de otros.
Desde joven, se involucró en los negocios de la familia, dirigido por su padre Marcelo Arcos (+). Esa experiencia la motivó a seguir la carrera de Administración de Empresas.

Mi experiencia es ampliamente administrativa, organizar y formar. Me fascina crear empresas.

Su padre sufrió un derrame cerebral, que lo tuvo postrado por 9 años hasta que falleció. Esa experiencia familiar se convirtió en un aliciente para ayudar al prójimo.

Un día, su esposo la llevó a un albergue de niños con cáncer. Al principio colaboró hasta que se convirtió en la administradora del local, el cual lo remodeló.

Hace 8 años se propuso a crear Soldaditos de Dios. Más que albergue, es la casa para padres de niños con cáncer, quienes llegan a Guayaquil para realizar quimioterapias, radioterapias u otro tratamientos.

Las instalaciones están a 4 cuadras del hospital de Solca, en la ciudadela La Atarazana. El albergue tiene capacidad para 40 personas.

No tenemos límites de espacio, porque si hay que tirar colchón al piso lo tiramos para dar un espacio a quien los necesite.

Tiene presente el momento cuando conoció a Carlos Luis, en ese entonces, una de las estrellas de Barcelona S.C. Fue un lunes, en Urdesa, mientras jugaba naipes con amistades. Él llegó acompañado de un amigo en común.

Desde ese día lo amo y lo amaré por siempre. No me enamoré de su fama, sino de su corazón.

Fruto de esa relación nació su hija Micaela. Ambos tuvieron hijos en relaciones anteriores. Pero para Sandra y Carlos Luis son todos su familia.

Carlos Luis nació el 12 de junio del mismo año de Sandra y en la misma maternidad (Enrique C. Sotomayor).

“Seguramente estuve en la cunita una semana antes que Carlos Luis. Él seguro me estuvo buscando toda la vida. Porque es mucha coincidencia haber nacido en el mismo lugar, mismo año y ahora ser esposos”, opina Sandra, quien coincide con su pareja por ser trabajadores, buen carácter, espontáneos y sensibles.

De ganar la prefectura, Sandra propondrá que se retome el rol de la primera dama del Guayas. Ella asegura que depositará toda su experiencia a favor de los guayasenses. Entre uno de los proyecto está enfocarse en la salud.

Es uno de los temas que me preocupa mucho, porque he podido darme cuenta, en los recorridos con Carlos Luis, de la carencia de las personas de los diferentes cantones. Hay muchos casos de diabetes.

Otras de sus propuestas serán las brigadas médicas y emprendimientos. “La creación de fuentes de empleo no le toca a la prefectura, pero toca ayudar al pueblo desarrollar su mente en talleres de panadería, enfermería, pastelería y demás cursos o talleres que fomenten el emprendimiento”, remarca.

Ella tiene clara sus proyectos. “No podemos seguir quejándonos del bono, ni de que no existe trabajo, más bien tenemos que hacer algo para generar fuentes de empleo”, puntualiza.