Baños, un lugar para disfrutar de la naturaleza y del deporte extremo

El deporte extremo, clima, cascadas y demás atractivos es lo que atrae al turista.

Baños de Agua Santa, conocido como ‘pedacito de cielo’, se ha convertido en un punto turístico infalible de Tungurahua. Durante el mes de diciembre, el lugar celebra 73 años de cantonización, con una agenda amplia de eventos culturales y ferias.

El viernes 14 se desarrollará la tradicional carrera de coches de madera, a las 14:00, desde Pelileo hasta Thomas Halflants y Luis Martínez; y el 16 de diciembre, el desfile cívico-militar a las 09:00, en el perímetro central de Baños.

Cuenta con majestuosos atractivos en pleno corazón de la naturaleza, pues tiene un valle de cascadas y manantiales de aguas termales, cerca del volcán Tungurahua.

Los turistas realizan deportes extremos al saltar los puentes San Francisco (120 metros) o Río Blanco (35 metros), únicos puentes permitidos para esta actividad.

La distancia que tiene de Guayaquil es de 303.9 kilómetros y de Quito apenas está a 190 kilómetros. Sin importar las distancias los guayaquileños viajan a este destino turístico con el fin de conocerlo y estar en el columpio de la casa del árbol.

Los visitantes también pueden recorrer la selva cercana del Puyo y circular en bicicleta por la ruta de las cascada. El recorrido es de 18 kilómetros, de Baños a Río Verde.

La basílica de la Señora de Agua Santa por el cual lleva su nombre, se ha convertido en un museo.

El canyoning es otro de los deportes que se puede realizar en Baños de Agua Santa. El mismo que permite descender por cascadas.

Los precios de los hoteles oscilan de $8 a $25 la noche.

La comida es variada como el estofado de res o el llapingacho, como una opción para degustar.