La Plazoleta apunta a la diversión nocturna en Manta

La familia Paz Aveiga invirtió más de 100 mil dólares en un nuevo concepto de negocio, en la provincia de Manabí.

Con diseño arquitectónico europeo, La Plazoleta ofrece un nuevo espacio de diversión nocturna y turística, ubicado en la av. 24 y Flavio Reyes, en plena zona rosa del cantón Manta, provincia de Manabí.

A mediados de junio, la inauguración se llevó a cabo con autoridades, inversionistas y comerciantes, quienes apostaron con sus locales de Guayaquil, Santo Domingo de Los Tsáchilas y Portoviejo.

Lo novedoso del lugar de 840 m² es que se expenden bebidas artesanales (cocteles, cervezas y otros), preparados con frutas del campo manabita y gastronomía autóctona de esta provincia.

El sitio es un centro de diversión familiar distinto al acostumbrado en aquella zona rosa. Los niños también tienen su espacio, ya que pueden pintar esculturas en acuarela.

Lenin Paz, de 74 años, propietario de La Plazoleta, invirtió con su familia más de 100 mil dólares. Contó que el sitio se asienta en un terreno donde funcionaba una edificación educativa, que cerró sus puertas hace 10 años.

La idea de crear este espacio cultural nació ante la necesidad de uno de mis hijos, quien estudia gestión empresarial de Hotelería y Turismo. Vio que en la zona rosa faltaba algo más novedoso y diferente, que brinde más tranquilidad al usuario y entretenimiento familiar. Como contábamos con el terreno, decidimos emprender y hacer realidad este sueño de un futuro profesional.
Lenín Paz Aveiga
Propietario de La Plazoleta


Alba Alarcón de Paz, educadora y otra de las inversionistas, recordó que la idea fue pensar en los jóvenes y el emprendimiento. Además la exclusividad de negocios que no repiten productos.

El área se compone de 4 locales pequeños de planta baja y otro alto, diseñado con zonas de escape en caso de sismos y su infraestructura cuenta con material antisísmico.

Lo curioso es que hay un viejo faro activo, que data de más de un siglo y que en la época colonial fue traído desde Europa por barco, según narro el hombre.

Bebida artesanal y gastronomía

Javier Escandón, de la ciudad de Portoviejo y propietario de uno los locales de comida rápida entre ellos el shawarma con tres puntos de venta en esta ciudad. “Aposte a La Plazoleta por su tranquilidad y mejor seguridad a los clientes, especialmente el ambiente familiar que existe en este sitio” recordó.

La chef María José Soledispa apostó por un local de galleta artesanal ‘Blanco y Negro’, con variedad de sabores combinado con café manabita.

Este es un lugar con mucha visión, tranquilo y familiar. Voy aprovechar el espacio y la oportunidad para que la gente conozca mi producto y este entorno diferente al acostumbrado.

Javier Escandón

Diana Márquez, de Santo Domingo de Los Tsachilas, se enfocó por la comida mexicana como burrito, botanas y tacos. “Faltaba este espacio en Manta, con un ambiente más familiar», agregó.

Moisés Viteri, propietario de Picazo Brink, ofrece cocteles hechos con frutas del campo manabita y de nombres de escultores y pintores históricos como La Mona-liza, La Garnica, sangría bicolor y una gama de cervezas artesanales nacionales e internacionales.

El local es dedicado a bebidas de autores, la materia prima es traída de Europa y las frutas del campo manabita. Tenemos parte de la receta de varias cervezas artesanales, que se expenden en Manta. Contamos con un mixólogo especializado en coctelerìa y cervecería, con una trayectoria muy amplia en varios países y único en esta ciudad.

Moisés Viteri

El bar cuenta con una infraestructura rústica, entre la madera y el decorado clásico europeo. Es concurrido por personas que fluctúan más de 30 años, ya que su ambiente combina con la música.

Los inversionistas añaden que se apunto a este espacio en la segunda ciudad en el país por su movimiento económico y ante la necesidad de algo diferente. Mezclando el arte con sus productos  y atiende desde lunes a sábado desde las 16h00.