Calma a tus mascotas de la pirotecnia de fin de año

El uso de juegos pirotécnicos marcan el Año Nuevo con luces y colores, pero no todos lo pasan bien como las mascotas.

Los perros y los gatos son los principales perjudicados, ya que su capacidad auditiva es mayor que la del ser humano. El sonido que emiten los fuegos pirotécnicos producen cambios en su comportamiento y salud, que pueden producir la muerte del animal.

Los animales al escuchar un sonido tan fuerte, que no pueden reconocer, tienden a temblar, salir corriendo o esconderse. Pero lo más importante, les puede producir taquicardia y perdidas de audición.
Rosa Zambrano
Médica veterinaria – zootécnista

Por el miedo del ruido, las mascotas intentan escaparse y refugiarse. Pero al huir, muchas veces se pierden o son atropellados. Para evitar esta situación se recomienda las siguientes acciones a tomar el 31 de diciembre:

  • El animal puede volverse violento con su propio dueño. Por eso es adecuado que esté en un lugar donde el ruido sea menor, acompañado de agua y comida.
  • Mantener encendido el televisor o poner música sirve como refugio, así se compensa el ruido de los fuegos artificiales.
  • Tampoco hay que darles medicamentos o calmantes, porque pueden tener un efecto negativo en los canes.
  • En el caso de los gatos, lo ideal es ubicarlos donde pasan con frecuencia para que permanezcan tranquilos.
  • No atarlo o dejarlo solo, porque se puede ahorcar con la correa al intentar escapar.
  • No dejar la puerta, ni las ventanas abiertas cuando se queman los monigotes.

Otra recomendación es aplicar el método Tellington Ttouch. Primero se amarra una tela en el cuerpo del perro, luego continúa en las patas, las orejas y el lomo. Esto permitirá que la mascota se sienta protegida y su nivel de ansiedad sea moderado.

Zambrano afirmó que los explosivos más peligrosos para la salud del animal son las camaretas. Estos producen un sonido más fuerte que los fuegos artificiales convencionales.